Revista de Cultura Popular, Andaluza y Flamenca
Hoy es Lunes, 24 de Junio de 2024
Revista de Cultura Popular, Andaluza y Flamenca
Hoy es Lunes, 24 de Junio de 2024

Flamenc-ON

La tarde del pasado sábado 14, por gentileza de mi estimado amigo Paco Garfia, acudí a la presentación del Festival Flamenco de Santa Coloma de Gramenet, Flamenc-ON '24, que organiza la Fundación Manolo Sanlúcar Aura Seguros y que entre febrero y marzo del próximo año celebrará su quinta edición

19/10/2023.

Francisco Hidalgo Gómez
Investigador y critico flamenco




Una quinta edición que, como ha sido habitual en las ediciones anteriores, se anuncia repleta de un amplio, atractivo y diverso abanico de conciertos y actuaciones, tanto al aire libre como en los principales teatros y espacios culturales de la ciudad que lo acoge, Santa Coloma de Gramenet, en la que nació alentado por José Martínez de Aura Seguros, con su mecenazgo, y seguidamente, una vez fundada, por la Fundación Manolo Sanlúcar Aura Seguros.

Para dicha presentación, se programó la actuación de alumnos del Departamento de Danza del “Institut del Teatre” que bailarían un fragmento, expresamente coreografiado para la ocasión, de la obra sinfónica de Manolo Sanlúcar "Aljibe”, así como la actuación de Alonso Núñez Rancapino Chico, y su sobrina Esmeralda Rancapino, acompañados a la guitarra por Antonio Higuero, Ramón Torres, percusión, y a las palmas "El Mosquito" y Diego Amaya, dos jóvenes, experimentados y eficaces palmeros catalanes.

Aljibe
Aljibe es una sinfonía que intenta recoger la tradición del flamenco, en la que se recogen distintos palos flamencos, una conversión de las formas tradicionales al lenguaje de la música clásica occidental. Estrenada en Málaga el 20 de mayo de 1992, interpretada por la Orquesta Ciudad de Málaga con Manolo Sanlúcar a la guitarra y con Isidro Muñoz como segunda guitarra. Contando, además, con la participación de los cantaores José Mercé y Charo Manzano, con Manolo Soler a la percusión, y bajo la dirección de Enrique García Asensio.

El tercer movimiento, Ritmo, es una bulería desarrollada por toda la orquesta, en descripción de Francesc Serracanta. La melodía inicial deriva del primer movimiento, adquiriendo una nueva dimensión rítmica. Aparecen nuevos motivos derivados de los presentados en los tiempos anteriores. Una breve coda orquestal cierra el movimiento.

El propio Manolo Sanlúcar cuenta las razones para la composición de esta obra. “Una señalada tendencia a la búsqueda de reunir todas las fuerzas dispersas en mi interior me ha llevado a plasmar el alma poética de aquellas cosas que tienen un brillo especial en mi memoria y a escribir Aljibe, la música que está inscrita en la naturaleza que me rodea.

El espíritu flamenco es la base modificada a través del tiempo de esta obra concebida para la orquestación, la guitarra es tan solo un armazón más que no domina, y en aras de transcribir la inspiración y el misterio que a diario me brinda Andalucía y el respeto apasionado que le debo.

Aljibe no es, pues, un concierto de Manolo Sanlúcar ni la reconstrucción sonora de lugares concretos, sino un poema sinfónico sobre el poema de arte mayor de unos personajes universales y casi nonatos que musicaron la cara oculta del Sur y que supusieron señalarnos este paraíso andaluz en el que nos evadimos de la rutina y escapamos de nuestro tedio.


Los cuatro movimientos del texto son, en consecuencia, una traducción del tesoro poético de Andalucía, donde intento reproducir, a mi modo, la coherencia de los fraseos con la rima, los distintos colores de la melodía y el tiempo ritmado del corazón de mis gentes, como sustancias vivas del arte musical.”

Los alumnos del conservatorio de Danza del Institut del Teatre bailaron muy elegante y estilizadamente, exquisitamente, la hermosa coreografía, recibida y aplaudida muy entusiásticamente por el público, de ese tercer movimiento de la obra de Manolo Sanlúcar, una de las grandes obras que nos legó el Maestro, un hermoso poema sinfónico.


Novedades
Tras esa lucida actuación tuvo lugar la parte nuclear del acto, aunque, ay, no esperada con igual interés por todo el mundo, la presentación de la quinta edición de Flamenc On y la de los saludos protocolarios. José María Parra, un año más maestro de ceremonias, conciso y acertado, abrió el acto presentando a Paco Garfia, que, además de brillante guitarrista, es responsable de los contenidos del festival, un festival que en su aún corta vida se ha consagrado como uno de los más atractivos e interesantes de la actual escena flamenca catalana.

En su intervención, además de presentar las diferentes propuestas, algunas aún con algunos flecos sueltos pendientes de atar, que conformarán la quinta edición –hablaremos de ellas oportuna y detalladamente en una próxima ocasión- hizo públicas dos interesantes novedades, la voluntad de la organización de extender la celebración del festival a otras poblaciones, en una clara apuesta de alcanzar un ámbito metropolitano de celebración. Confirmó, así mismo, que la primera población que se une a su espacio tradicional de celebración, Santa Coloma de Gramenet, es la vecina ciudad de Badalona, que acogerá dos de las propuestas presentadas. Destacó también, con especial énfasis, que la quinta edición estará dedicada destacadamente a la mujer incluyendo en el programa algún espectáculo protagonizado exclusivamente por mujeres, como, por ejemplo, “Juerga con solera” que se celebrará en Torre Balldovina de Sta. Coloma.








Familia Rancapino
Al finalizar las actuaciones de los miembros de la familia de los Rancapino, a la salida hubo una clara división de opiniones entre mis amigos y conocidos, incluso enfrentadas y diametralmente encontradas sobre las actuaciones de Alonso Núñez Rancapino Chico, y su aún muy joven sobrina Esmeralda Rancapino.

Hubo quien ensalzó los pellizquitos de la sobrina y encontró al tío monótono, aburrido, igual a otras ocasiones. En cambio, para otro fue la exquisitez personificada. Otro más encontró muy poco acertada a Esmeralda respecto a la anterior vez que la escuchó, este mismo verano, y consideró que Alonso tiene una bonita voz, que cuadra muy justamente los cantes pero que, ay, vive mayormente del nombre heredado, sin evolucionar ni arriesgar lo más mínimo.

La cantaora anduvo perdida desde el principio, nerviosa y desasosegada, ¿incómoda por haber olvidado los zapatos en el hotel que le impidieron, hizo amagos, darse unas pataditas de baile? También, aunque solamente sea un despiste pero que manifestaba su desubicación, aireó su alegría por estar cantando por primera vez en Barcelona, lo que parcialmente era cierto, estaba en la provincia, aunque estuviese en Sta. Coloma de Gramenet. Bueno, debe ser cosa de familia, porque su tío tuvo después el mismo despiste.

Cantó, o lo procuró, Alegrías, Soleá de Cádiz, anunció, Tangos y Bulerías Le acompañaron su padre, Ramón Torres, en la percusión, El Mosquito y Diego Amaya a las palmas y a la guitarra, magnífico, superior, esplendido, sobrado de buen gusto, oficio y flamencura el jerezano Antonio Higuero.








Rancapino chico, con el mismo acompañamiento, salvo la percusión, sí demostró tener seguridad, calma, quizás excesiva, y saber convocar la atención del público, incluso, a ratos, la de un sector, difícil, irrespetuoso y alborotador, que hubimos de padecer el resto y que el esfuerzo, cuido, esmero y mimo de la organización no se merecía en absoluto. Lo cierto es que hacía tiempo que no había tenido que sufrir unas gentes que no dejaban de hacer palmas a destiempo y descompasadas, tan vocingleras e irrespetuosas.

Tuvo el cantaor de Chiclana la gentileza de ir diciendo los cantes que haría en cada momento, aunque no los hiciera exactamente tal los anunció. Anunció Soleá por bulerías, Tientos, Tangos, Bulerías y remató con unos muy gustosos, destacadamente los caracoleros, Fandangos.

Traigo aquí, con su permiso, la opinión de un ilustre, veterano, sabio y experimentado aficionado, Manuel Hurtado como resumen de lo acontecido, “Es muy difícil contar lo que hemos visto y oído, La niña dice, voy a cantar por Soleá de Cádiz y hace los dos primeros cuerpos del Mellizo y Paquirri, se mete en Alcalá y vuelve a Cádiz. El tío lo mismo, bulerías por soleá y hace dos cuerpos de soleá. Los tangos, tangos de la agonía, por lo lento que eran, casi tientos. La niña está aprendiendo y, al menos, se le entiende lo que canta. Para mi gusto el que estuvo de lujo fue el Higuero.”

Cierto, sí hay que destacar, ante todo, sobre todos y especialmente, es al guitarrista jerezano, flamenquísimo y exquisito. Generoso, sin extralimitarse, en el acompañamiento. Todo un ejemplo de saber tocar y acompañar con mucho arte, saber y sabor, con gusto, buen gusto a espuertas. Todo un maestro, ¡ole!



















Fotografías. - Benito Díaz Gómez


Fuente: Francisco Hidalgo Gómez
Investigador y critico flamenco
Noticia anterior
17/10/2023

Ciutat Flamenco




Lluis Cabrera
Ciutat Flamenco
NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES
Web móvil en
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y los servicios ofrecidos. Pulse en ACEPTAR si está de acuerdo con el uso detallado en el Aviso Legal y en la Política de Protección de datos.
Aceptar